24.04.2019

“He tenido una vida extraordinaria pero no me he dado cuenta hasta ahora porque no había tiempo”

Hoy entrevistamos a Nora Patron, irlandesa de origen y residente en Cugat Natura Apartamentos, sobre su libro “Ecos del silenci” y su interesante vida que podría inspirar a más de un director de cine.   

 

¿Cómo ha llegado una irlandesa a Cugat Natura? 

Estudié filosofía y letras y, en mis estudios, viajé por Alemania y Francia hasta que me becaron para investigar en Cádiz entre archivos de siglos anteriores llenos de polvo. Con mis padres encantados, me fui a hacer investigación de la historia de los irlandeses durante la época napoleónica en España y en castellano antiguo.  

Durante mi época de estudios también me invitaban a fiestas y, en una de ellas había un señor con su pipa y su Mozart al que yo no le hacía mucho caso. Insistió en llevarme a casa, un hombre maravilloso que al final se convirtió en mi futuro esposo, el destino.  

Yo tenía 20 años, sin proyectos de casarme y él era vicecónsul británico en Barcelona, por lo que tuve que dejar los estudios y venirnos primero a la Floresta y luego en Sant Cugat del Vallès donde tuvimos tres hijos. 

 

¿Una investigadora y un vicecónsul? Parece un matrimonio interesante. 

Mi esposo era una bellísima persona, un hombre muy despistado, el famoso profesor de historia despistado que vive en su mundo de ideas.  

Me acuerdo muy bien del primer día que comía con sus padres. Yo llevaba una chaqueta nueva de color rojo y llovía. Paramos delante de la casa de mi suegra donde había un montón de fango. Mi marido se ofreció a entrar todas mis cosas y traerme un paraguas al finalizar. Cuando pasó delante del coche arrastró mi chaqueta por el fango. En ese preciso momento pensé que el siempre sería así y yo me pregunté: ¿Podré aguantar esto? Yo soy todo lo contrario, soy ordenada, pero es bueno romper con el orden. Pensé que sí iba a poder vivir con él porque tenía tantas cosas maravillosas que eso no tenía importancia. 

 

¿Cuándo empezó a escribir?   

En las primeras conversaciones con mi esposo me dijo: “Tú deberías escribir un libro”. Yo me extrañé, pero el insistió diciéndome que tenía una mente original e ideas, aunque yo a lo mejor no lo veía. Realmente, años más tarde es cuando me salió.  

He escrito un libro que ahora veo que es precioso. De todas formas, no es mío, la palabra es de todos, los pensamientos son de todos. Lo que sucede es que cada uno se dedica a lo que mejor se le da o motiva dependiendo de su “instrumento”. A unos les toca escribir, a otros la música o ser médicos, por ejemplo.  

Si no das o haces lo que te motiva te creará bloqueos porque es contranatural, es como poner una planta en un sitio equivocado. Antes de nada, debo decir que tengo una carrera privilegiada porque en el colegio de monjas donde estudié todas tenían una carrera. Considero que el regalo más grande para tus hijos es una buena educación. Tienes que ayudar a los alumnos a descubrir para que sirven. 

 

¿Con esta vida tan ajetreada, como tuvo tiempo de escribir un libro? 

Pues a las tres de la madrugada, cuando tenía tiempo. Mi familia se levantaba a las siete de la mañana, yo me levantaba a las seis porque necesito estar sola. De hecho, antes de conocer a mi esposo quería ser monja de carmelita. Me gusta estar sola, reflexionar, ver que está pasando y tomar mis decisiones. De todas formas, mirándolo ahora, años más tarde, creo que hubiese sido un error, pero yo buscaba el silencio, de aquí un poco el nombre del libro. 

 

¿De qué trata su libro “Ecos del silenci? 

Ecos del silencio es un libro donde se recogen poemas y pensamientos que he ido escribiendo a lo largo de mi vida y en los que comparto experiencias íntimas. El libro fue publicado en catalán, aunque lo escribí en castellano e inglés.  

Cuando yo escribo nunca se si va a salir en inglés o castellano. El castellano es una forma de pensar y ver que va al corazón, al sentimiento y a lo humano. En cambio, el inglés es más filosófico, bueno para transmitir pensamientos e ideas. Entonces, escribía partes en inglés o en castellano según lo que quería expresar o sentía.  

 

¿Cuál es la historia de la fotografía de la portada? 

Cuando iba a publicar el libro, la editorial me dijo que necesitábamos una fotografía y finalmente escogí esta en la que salgo yo misma de espaldas. Es una fotografía que sacó mi hermana en el norte de Irlanda, en Donegal. 

 

¿Si tuviese que escoger una poesía del libro, cuál escogería?  

Si tuviera que escoger una poesía del libro me quedaría con “Tu eres gotas de sangre, perlas de amor, lágrimas de oro” dedicada a mi hijo enfermo. Todas las mujeres que lo han leído se han quedado conmovidas. 

 

¿Escribiría otro libro?  

Cuando escribes un libro es como parir a un hijo y, de inmediato, perderlo porque es parte de ti y ya lo has compartido. De todas formas, pienso que debía hacerlo ya que es como si un pintor no deprendiera nunca sus cuadros porque no avanzaría. 

He escrito artículos, pero ahora estoy cansada, los años pasan factura. Aunque tengo pensado escribir mis memorias por petición familiar, primero quiero esconderme otra vez, pintar, ir a la universidad y hablar con los jóvenes. 

 

 

 

 

 

 

 

«Si no das o haces lo que te motiva te creará bloqueos porque es contranatural, es como poner una planta en un sitio equivocado.» 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Me gusta estar sola, reflexionar, ver que está pasando y tomar mis decisiones.» 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Si tuviera que escoger una poesía del libro me quedaría con “Tu eres gotas de sangre, perlas de amor, lágrimas de oro” dedicada a mi hijo enfermo.»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Cuando escribes un libro es como parir a un hijo y, de inmediato, perderlo porque es parte de ti y ya lo has compartido.» 

Esta página utiliza cookies para analizar de forma anónima y estadística el uso que haces de la web, mejorar los contenidos y tu experiencia de navegación. Accede a la Política de cookies.